jueves, 22 de septiembre de 2016

Antes de que pueda matarte la pena


Un conocido mío que, le gusta mucho hablar, siempre me dice, Flor, a la vida hay que darle acción, unas dosis de adrenalina antes de que se vuelva de color gris oscuro y  te me pongas cabizbaja y pueda matarte la pena; haz, haz, haz cosas, cosas nuevas, trastea, revuelve por ahí hasta provocar una de esas tormentas mentales que te afecten hasta la catarsis.

Y, acto seguido, nada más recordar estas cosas de este conocido mio, me he puesto a cambiar los muebles de sitio, a darle la vuelta a la casa aunque son casi las diez de la noche, ahí está todo empantanado; cortinas por el suelo, el sofá que estaba orientado al norte, ahora lo he colocado al sur, la mesa apenas cabe ahora en el sitio, pero es igual. He vaciado la estantería y me la he llevado de izquierda a derecha, entorpece un poco al abrir la puerta, pero el cambio es el cambio. Luego he dado la vuelta a las camas, a los armarios... En estas ando, cuando llaman al timbre, es mi ex, quiere, por favor,  no sé qué ropa de temporada y unos documentos del trabajo que deben estar por algún lado. Me mira con cara de circunstancias, y me suelta, Flor, pero ¿qué es lo que estás haciendo? Estoy divorciándome, le digo, estoy haciendo lo que tú querías. Y no volvió a decir ni una palabra más.

Y pasa a la habitación y rebusca aquello que ha venido a buscar, y lo mete en una bolsa y apenas me dice adiós y se va dando un portazo...

¿Y qué si mi casa parece ahora el Rastro de Madrid mal colocado? ¿Y qué si la he convertido en algo caótico? No he sido yo, ha sido él, él la ha fracturado, él la ha roto, él la ha echado abajo yo solo cambiaba las cosas de sitio esperando sentirme mejor y empezaba a estarlo, de veras, un poco sí, hasta que apareció él...

2 comentarios:

  1. Que sabio tu amigo, yo lo hice en mi casa, tire y tire y tire hasta deshacerme de todo lo que me producía angustia, y se nota,lo recomiendo a todos.
    Como siempre me encantan tus historias, besote gordo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deshacernos de las cosas que nos angustian, una gran terapia.

      Gracias Reyes y muchos besos.

      Eliminar