-

-

martes, 6 de septiembre de 2016

... Desazón de verano


Es que no sé por dónde empezar...

Un conocido mío, que le gusta mucho hablar, siempre me dice. Flor, se empieza a hablar por el principio, siempre por el principio y luego ya las palabras salen solas, paso a paso, hasta que termines de contar lo que quieres contar.
A ver..., yo no había creído nunca que por estar de vacaciones con tu marido corriese una el riesgo de provocar el divorcio. Y, mira que lo habré oído veces en los informativos, todos los veranos lo advierten, pues yo era una incrédula. Es más cada vez que oía la noticia, pensaba todo lo contrario ¿qué hay mejor que unas vacaciones para unir más a la pareja?
Pues eso, que este año acertaron conmigo, he entrado en esa estadística de los divorcios veraniegos, y me digo, quizá este  proyecto de divorcio no sea duradero, como no lo son los amores de verano, los amores de verano dicen que se mueren cuando empieza el otoño. Y me ha dado por esperar al otoño, a ver si este proyecto de divorcio exprés se va diluyendo entre octubre y Navidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario