sábado, 10 de septiembre de 2016

... ¿Quieres verte así?



Un conocido mío, que le gusta mucho hablar, siempre me dice, Flor, no hay que bloquearse, por muy caótica que sea la situación, hay que seguir avanzando, hay que fluir, no enquistarse. Porque si no haces nada..., si solo vas a quedarte quieta llorando día noche, se te va a hinchar la cara y lo que es más, te dará, a buen seguro, una subida de tensión  o un ataque de ansiedad, tan brutal, que vas a ser capaz de vaciar la nevera, el armario galletero, todos los paquetes de pan de molde, la bolsa del pan diario, la caja del chocolate y hasta la bombonera, y, cuando ya no tengas nada que llevarte a la boca bajarás a comprar más para seguir engullendo, y, sin que te ofendas, te pondrás gorda..., con perdón, y con esa cara desencajada de tanto llorar, piensa, piénsalo un segundo Flor..., ¿quieres verte así?

-¡¡¡Nooo !!!

Así que me he apuntado a un empacho de ejercicio físico; pilates, gimnasio, aquagym y bailes de salón, eso por las tardes, por las mañanas voy de compras y a la peluquería y al salón de belleza. Y, mira, mientras voy y vengo y compro y me pruebo y vuelvo al día siguiente y lo cambio y quedo con mi conocido, ese que le gusta hablar mucho, y después salgo con las amigas, pues van pasando los días, va pasando el duelo, porque esto del divorcio es lo que tiene. Dicen que, es que hay que pasar como por un duelo, y yo esta clase de duelo como que no, es que me resisto, me niego a pasarlo.

Y estoy bien, todo bien..., si no fuera porque cuando me quedo a solas siento que me duele el corazón. Dice mi conocido que el corazón no duele, pues a mí sí, será que a él nunca le ha dolido, eso será.

No hay comentarios:

Publicar un comentario